Archive for 25 enero 2014

Sta Tatiana de Roma, mártir, y la universidad de Moscú

enero 25, 2014

200px-Tatiana_of_RomeEl día de Tatiana de Roma, mártir del siglo III, se celebra en Rusia el día 25 de enero (el doce según el calendario juliano), coincidiendo con la fiesta de la conversión de San Pablo. En Rusia es toda una institución. Cuando la emperatriz Isabel Petrovna firmó en 1755 el decreto de creación de la Universidad de Moscú, el “día de Tatiana” se comenzó a festejar como el día del cumpleaños de la universidad, y luego se convirtió en la fiesta de los estudiantes. Fue precisamente el 25 (entonces el 12) de enero, fiesta de santa Tatiana de Roma, cuando la emperatriz aprobó la solicitud de Iván Shuvalov de crear la Universidad, que se convirtió en el centro de difusión de la cultura y el pensamiento ruso. Ese mismo día celebraba su santo la madre de Iván, Tatiana.

Más tarde en una de las alas de la Universidad se instaló la Iglesia de la mártir santa Tatiana, que fue declarada patrona de los estudiantes rusos.

A mediados del siglo XIX la fiesta de los estudiantes y profesores de la Universidad de Moscú se había convertido en la fiesta de la intelectualidad rusa. El modo de celebración era especialmente ruidoso y alegre, y en ella participaba toda la ciudad. Después de los actos académicos oficiales en la Universidad, los estudiantes “paseaban” (y “pasear” en ruso no significa sólo “ir de paseo”, sino que se usa en el sentido de francachela y juerga), como se ha dicho, de modo alegre y ruidoso por toda la ciudad. El dueño del complejo cultural “Ermitage” (no el museo de San Petersburgo), el francés Olivié (creador de la ensalada “Olivié”, que en España se conoce precisamente como “ensaladilla rusa), ponía a disposición la sala del restaurante para que profesores y estudiantes celebraran allí su fiesta. Como es de suponer (y de rigor), en la fiesta se bebía con generosidad, pero en ese día los gendarmes no sólo se abstenían de detener a los estudiantes con unas copas de más, sino que incluso le ofrecían su ayuda.

Después de la Revolución de Octubre, el día de Tatiana se fue perdiendo. Sólo después de la reapertura de la iglesia de la santa 280px-Moscow_05-2012_Mokhovaya_01
mártir Tatiana en la Universidad de Moscú en 1995 ha revivido la fiesta.

Desde 2005 se celebra en Rusia como el día del estudiante rusa. El 25 de enero tiene además el signifcado simbólico de que en ese día termina la sesión de exámenes del semestre de invierno y comienzan las vacaciones académicas de invierno.

Anuncios

Aurora boreal

enero 4, 2014

IMG_5937En Murmansk, quinientos kilómetros por encima del Círculo Polar, el invierno se convierte en una fría y larga noche. Es curioso comprobar cómo el cuerpo tiene necesidad de luz solar. A veces se siente físicamente, como una sed que brota de improviso de un lugar indefinido. Supongo que más al norte será peor. Aquí, al menos, queda el consuelo pálido de un par de horas de resplandor lánguido, normalmente amortiguado por las nubes que casi ininterrumpidamente cubren el cielo.

Es curioso, pero esta situación se le antoja a uno la viva imagen de la fe. En medio de la noche polar el sol es objeto de creencia. No sólo de esperanza, que también: el primer día en el que el sol asoma por el horizonte es fiesta en la ciudad. Pero mientras llega ese día hay que creer que existe el sol al que no alcanzamos a ver. El resplandor de las dos horas al día debe venir de algún sitio. Si existe esa tenue luz ha de existir su fuente. Los pocos días en que las IMG_5919nubes nos dan un respiro el mediodía es también todo un sacramental de esta fe solar. Un cielo suavemente rojizo, como el de los atardeceres mediterráneos, nos avisa de la existencia del esquivo astro. La fe, pues, en esta metáfora septentrional, no es una actitud ciega: existen signos sacramentales del astro rey.

IMG_5944Algunas veces, raras, esos signos alcanzan la cima de una experiencia mística: cuando el frío aprieta y el cielo se despeja, la naturaleza nos regala una aurora boreal. Dicen los especialistas que las auroras boreales son producto del choque de radiaciones solares contra la atmósfera. Así será. Lo importante es que nos envían un signo más del sol que, pese a ocultarse, avisa de su existencia y promete asomarse un buen día, sin velos, por el horizonte.