Domingo 24 del tiempo Ordinario (A) Exaltación de la Santa Cruz


Lectura del libro de los Números 21,4b-9 Cuando una serpiente mordía a uno, él miraba a la serpiente de bronce y quedaba curado.

Lectura de la carta del apóstol san Pablo a los Filipenses 2,6-11 Se rebajó hasta someterse incluso a la muerte, y una muerte de cruz

Lectura del santo evangelio según san Juan 3,13-17 Tanto amó Dios al mundo que entregó a su Hijo único

 

Exaltación de la Cruz, exaltación del Amor

 
2El mero enunciado de esta fiesta puede sonar extraño a los oídos de muchos, incluso creyentes. Pase que la cruz haya de ser soportada y aceptada con resignación, si es que se presenta. Pero, ¿es necesario incluso exaltarla? ¿No representa esto rendir culto al dolor, al sufrimiento, a aquello que espontáneamente nos repugna? ¿No significa, en definitiva, sancionar una visión de la fe cristiana centrada en los aspectos negativos de la vida y de espaldas a sus alegrías?

Algunas fiestas cristianas tienen orígenes históricos concretos que nos ayudan a entender por qué se celebran. En este caso, la Iglesia (tanto la católica, como la ortodoxa y también diversas confesiones protestantes) conmemora el hallazgo hacia el año 320 por santa Elena, madre de Constantino, de la Cruz en la que fue crucificado Jesucristo y la consagración de la Iglesia del Santo Sepulcro, erigida el año 335. Conmemora también la recuperación de esta reliquia el año 628 por el emperador Heraclio, después de que el rey Cosroes de Persia se la hubiera llevado de Jerusalén catorce años antes.

Pero más allá de estas anécdotas históricas, ¿qué sentido tiene exaltar la cruz, instrumento de tortura y de muerte? Planteamos de nuevo la pregunta inicial con otras palabras: ¿significa esto que la vida de fe consiste en fastidiarse ahora renunciando a los placeres de este mundo, para luego disfrutar de placeres celestiales (que en la imaginación de muchos, serían más o menos igual que los mundanos, pero elevados a la enésima potencia)?

Esta fiesta puede ayudarnos a purificar algunas formas deformadas de entender la fe cristiana.

La cruz expresa de un modo peculiar la condición limitada del ser humano, la presencia en su vida del sufrimiento. En la primera lectura se nos ofrece de manera sintética un cuadro completo de estos sufrimientos: está, en primer lugar, el sufrimiento físico, representado ahí en el hambre y la sed del pueblo en el desierto. En segundo lugar, existe el sufrimiento moral: el pecado, la rebelión contra Dios, es también fuente de sufrimientos y expresión de nuestra condición limitada. El pueblo busca culpables de su penosa situación y, tras acusar a Moisés, acaba dirigiendo sus quejas contra el mismo Dios. Es un expediente frecuente, que se repite sin cesar en la historia humana. El hombre que quiere y afirma su libertad, no quiere cargar con el peso de la misma, y olvidando que es Dios quien le ha dado la condición de ser libre, y le ha liberado de la esclavitud, no quiere cargar con el peso y el riesgo que esa libertad comporta: la travesía del desierto. El mal moral provoca nuevos sufrimientos físicos, representados en la primera lectura en las serpientes que mordían a los que habían murmurado contra Dios, y que podemos entender de manera amplia, como todo el sufrimiento provocado por la injusticia, la violencia, la pobreza, es decir por la acción indebida de los seres humanos. La muerte provocada por esas mordeduras es la síntesis final de todos los males y sufrimientos que podemos padecer.

En esta lectura aparecen las serpientes como un castigo de Dios. Esto refleja la mentalidad tradicional de Israel y que todavía 4está vigente para muchos. Pero, ¿puede decirse realmente que Dios provoca esos sufrimientos, que nos envía castigos (físicos o morales por nuestros pecados)? La plena comprensión del Antiguo Testamento la obtenemos gracias a la clave de lectura que nos da el Nuevo, esto es, la persona de Jesucristo. Y es el mismo Cristo el que dice hoy, en su conversación con Nicodemo, que “Dios no mandó su Hijo al mundo para condenar al mundo, sino para que el mundo se salve por él”. Pero si es así, ¿por qué permite el sufrimiento físico, cómo se opone al mal moral, causa de muchos otros padecimientos? Digamos que el sufrimiento físico es consecuencia de la condición limitada del mundo en que vivimos y del que formamos parte. El dolor físico es un aviso de un desorden en nuestro organismo, y pese a su carácter desagradable (o precisamente por él) está al servicio de la vida: si no hubiera dolor, nuestra viabilidad perdería muchos enteros, o se haría sencillamente imposible. Nuestra existencia en este mundo es algo temporal, pero estamos llamados a una vida plena en Dios. El mal moral y el sufrimiento que produce son consecuencia de nuestra libertad, del abuso de la misma, de eso que llamamos pecado, aunque la palabra no esté de moda. ¿Qué hace Dios ante ello? En primer lugar, respeta nuestra libertad y el ámbito de la misma, que es precisamente el de nuestra existencia en este mundo. Pero su respeto no significa que permanezca indiferente ante el mal, el pecado y el dolor. En la primera lectura vemos cómo lo que era la causa de muerte, se convierte en instrumento de salvación y de sanación. Es un signo profético de la salvación en Cristo.

El Dios que no permanece indiferente ante nuestros males, pero que respeta el bien de la libertad que Él mismo nos ha dado, viene a nosotros, no con poder, con soberbia o con ira, amenazando, sino al contrario, abajándose, poniéndose a nuestra altura, para compartir con nosotros nuestra situación y nuestro destino: nuestras penas, nuestros dolores, nuestras oscuridades e incerteza, también las consecuencias de las injusticias humanas, de nuestros pecados, y todo esto hasta el extremo, hasta la muerte, y muerte de Cruz. La Cruz, sí, es un instrumento de tortura, pero en Cristo se ha convertido en el signo y la realidad de un amor sin límites: “Tanto amó Dios al mundo que entregó a su Hijo único para que no perezca ninguno de los que creen en él, sino que tengan vida eterna.” Jesús mismo habla de su cruz como de una elevación, es decir, una exaltación, porque sufriendo nuestros sufrimientos, padeciendo por nuestras injusticias y pecados, muriendo nuestra muerte, nos ha regalado la vida. Como la serpiente que causaba la muerte, elevada simbólicamente por Moisés, se convirtió en causa de salud, así Cristo elevado en la Cruz ha hecho de la síntesis de nuestros males el principio de una vida nueva y eterna.

3Al exaltar la Cruz de Cristo no estamos exaltando (deseando, buscando, alabando) el mal y el sufrimiento, sino que estamos profesando nuestra fe en el Dios Padre, lleno de amor que se preocupa por sus hijos, y que ha tocado y compartido nuestras penas realmente en la carne de Cristo. Estamos profesando que el amor del Dios no falla, incluso sentimos la dentellada del dolor, de cualquier tipo que sea, pues podemos descubrir en él el rostro de Cristo. Y estamos además comprometiéndonos a tomar sobre nosotros mismos nuestra cruz cotidiana, es decir, estamos comprometiéndonos a amar, también cuando nos va mal, sin hacer de nuestras penas, de las injusticias que padecemos o de las enfermedades que nos aquejan, excusas para no amar.

No es infrecuente que en situaciones de dificultad (una enfermedad, una situación social extrema, etc.) el ser humano extraiga de sí sus mejores recursos, sus más nobles sentimientos, capacidades y valores que de otro modo un hubieran emergido nunca. En situaciones depresivas de cruz el ser humano, a veces, muestra sus posibilidades más altas. Existen múltiples ejemplos de estas “exaltaciones cotidianas” de la cruz, que gracias a que en ella Cristo entregó su vida por todos, no se limitan a gestos que suscitan sólo admiración, sino que son sacramentos del amor, de la salvación del sufrimiento, del pecado y de la muerte. Y los creyentes, que sabemos por la fe esta dinámica de cruz y resurrección, de muerte y vida, tenemos la responsabilidad de vivir así, y de anunciar de palabra y obra que la fuente de esta forma de vida es el Dios, autor y amigo de la vida, que en Cristo vive y sufre con nosotros.

Etiquetas: , , ,

Una respuesta to “Domingo 24 del tiempo Ordinario (A) Exaltación de la Santa Cruz”

  1. Silvestre Llanos Says:

    recibido el mensaje como anuncio del comienzo de curso Gº de Oración San Juan de la Cruz. Que Dios bendiga a tu madre para que nos acompañe en el camino que han elegido para NOSOTROS. Así, pues, seguiremos el 13 de octubre, lunes, con la inauguración y puesta EN MARCHA A MI CARGO. Me toca hacer la presentación, después seguimos varios que voluntariamentese apuntan: Eva, Barutel, Loles, mujer del anterior, Guillermo F. de la Yeza, Felipe Sánchez, etc. Un abrazo para tu madre y para todos vosotros.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: