El Islam y la mujer


Ислам и женщина (и вообще об Исламе): впечатляющее свидетельство по английски с субтитрами на испанском. El Islam y la mujer (y sobre el Islam en general). Un testimonio impresionante (en inglés con subtítulos en español)

https://www.youtube.com/embed/qhN0u8uKE-M

La N árabe, con la que los islamistas radicales designan al os cristianos: Nazarenos

La N árabe, con la que los islamistas radicales designan a los cristianos: Nazarenos

Pero hay raíces del islamismo radical también en occidente, esto ya es reflexión mía:
No hay que posicionarse contra “los musulmanes”, porque son personas y naturalmente hay musulmanes buenos, malos y regulares. Pero el Islam mismo es el problema, es la raíz y la semilla de ese radicalismo que crece sin parar. Los episodios negros de la historia de la Iglesia, que los hay, contradicen el espíritu del evangelio, que predica el amor a los enemigos y la disposición a dar la propia vida incluso por ellos. ¿Puede decirse lo mismo del Islam, que predica la guerra santa contra el infiel, ensalza a los que los matan y llama mártires a los que mueren matando? Los elementos positivos del Islam están tomados del judaísmo y del cristianismo, pero degradándolos. En el Islam no hay espacio para la libertad (profesan el determinismo, incluso en la creación del mundo), y no existe el concepto de persona ni de dignidad de la persona. Las grandes confrontaciones entre el Islam y Occidente ya se dieron en el pasado. El gran filósofo ruso V. Soloviov consideraba que la gran aportación de España a la cultura occidental fue, precisamente frenar y rechazar la invasión musulmana de Europa. Tampoco nos olvidemos de Lepanto. Eran tiempos en que se creía que a la concepción musulmana de la vida se oponía en Occidente otra (la cristiana) que era mejor porque era verdadera.
Pero, ¿ahora? El gran problema es, creo yo, que en occidente hoy ya casi no tenemos qué oponerle al Islam, excepto la fuerza de las armas. Porque en lo que se refiere a los valores, en Occidente hemos dejado de creer en muchos de ellos (empezando por la verdad) y, sobre todo, en la raíz que les da sentido, y hemos decidido que todo es relativo y que cada uno puede crearse los suyos. Y los valores en los que decimos creer, como la libertad, la dignidad de la persona, etc., se han convertido en valores residuales, débiles, carentes de las raíces que los alimentaban. Si todo es relativo, si todo vale por igual, en realidad nada importa y nada tiene verdadero valor. Y sólo queda entonces la fuerza (brutal o sutil, por medio de la propaganda) de imponer unos valores u otros (y estos suelen ser sólo los que cotizan en bolsa). Y con la sola fuerza militar la superioridad de una cultura tiene los pies de barro y es sólo cuestión de tiempo que cambie de manos. Mi impresión sobre el hecho de que tantos musulmanes nacidos y educados en occidente opten por el islamismo radical (es decir, por el Islam, como dice esta doctora) tiene también en nuestra cultura actual algunas causas: no creemos en nada, todo es relativo, pero estamos alimentando continuamente a los jóvenes con películas y juegos de una violencia extrema, que ensalzan la venganza, por no hablar del culto al placer fácil, y demás… El yihadismo es una posibilidad real de realizar la mierda con la que les hemos alimentado. No sería de extrañar que pronto se les unieran, no sólo jóvenes musulmanes nacidos en occidente, sino también europeos de siempre con la mente carcomida por los disvalores en que los hemos maleducado.

Etiquetas:

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: