Domingo 14 del Tiempo Ordinario (C)


Lectura del libro de Isaías 66, 10-14c Yo haré derivar hacia ella, como un río, la paz

Lectura de la carta del apóstol san Pablo a los Gálatas 6, 14-18 Yo llevo en mi cuerpo las marcas de Jesús

Lectura del santo evangelio según san Lucas 10, 1-9 Descansará sobre ellos vuestra paz

La mucha mies y los obreros pocos

La Iglesia se encuentra embarcada en un gran proceso de “Nueva evangelización”. El papa Francisco lo ha relanzado con la idea de un “Iglesia en salida”. El matiz es importante, para evitar toda idea de “reconquista”: se trata de que la renueve y ponga en práctica la actitud que ya descubrimos en el grupo de los primeros discípulos, que, impulsados por Jesús, salen al encuentro de todos llevando un mensaje de salvación. No se trata, pues, sólo de repensar métodos y estrategias, sino sobre todo de meditar de nuevo sobre la propia misión y sobre la seriedad de la misma. En ella decide la Iglesia su ser y su fidelidad a Jesucristo. El evangelio de hoy nos ayuda a centrar esta meditación que nos incumbe a todos.

imgresDestaca, en primer lugar, la inmensidad de la tarea. Jesús nos avisa de ello, cuando nos recuerda la abundancia de la mies. Se trata del mundo entero, de toda la humanidad, de este mundo y esta humanidad llenos de problemas, tensiones, desequilibrios, injusticias, amenazas, sufrimiento… Pero Jesús mira al mundo preocupado, pero sin pesimismo, con esperanza: no es un campo de batalla, sino un campo sembrado también, de buena semilla y llamado a dar fruto.

La inmensidad de la tarea significa, en segundo lugar, que es una tarea de todos. Jesús nos llama a salir de la pasividad. Esto es esencial para que la nueva evangelización llegue a buen puerto. Nos llama, pues, a adoptar una actitud activa, a ponernos en camino: la misión no es sólo cosa de los apóstoles, sino de todos los discípulos. Los 72 enviados son, podemos imaginar, un grupo heterogéneo de seguidores que habían asimilado el mensaje de Cristo lo suficientemente como para convertirse en heraldos suyos. Toda la vida cristiana en todas sus vocaciones y estados de vida es misión, envío, preparación del camino por el que viene Jesús.

No debemos pensar en la misión mirando al pasado: como la recuperación de una influencia perdida, o sólo como la conservación de un legado de siglos pasados, sino como la preparación de un acontecimiento futuro: Jesús está en camino y viene, y nosotros tenemos que preparar esa venida.

La misión no consiste sólo ni sobre todo en comunicar un determinado mensaje, sino en llevar un estilo images2de vida. En las instrucciones que Jesús da a los 72 no se indica lo que tienen que decir, sino cómo deben ir, qué actitudes deben adoptar, qué acciones deben realizar. En el preámbulo de las mismas no oculta los peligros que habrán de afrontar. Pero precisamente por ello previene: se van a encontrar lobos, pero ellos deben actuar como corderos: no van a la guerra (por lo que deben abstenerse de medios bélicos), sino en misión de paz. Han de caminar ligeros de equipaje. Siendo heraldos del que no tiene donde reclinar la cabeza, no han de ser las preocupaciones materiales las que los obsesionen. Su actitud ha de ser la de la confianza en la Providencia. Es cierto que no es posible vivir totalmente descuidado de lo material, y Jesús lo sabe, por eso recomienda una actitud de sencillez y agradecimiento: no renunciar a comer y beber, al salario merecido por los obreros.

La misión es urgente, de ahí la (para nosotros) extraña recomendación de no detenerse a saludar a nadie por el camino. Es claro que no se trata de negar el saludo, sino de no distraerse aquí y allá, en los largos y ceremoniosos ritos de salutación de aquella cultura oriental. Es la misma urgencia de la que nos hablaba el evangelio el domingo pasado. Los que vean pasar de largo y sin detenerse a los discípulos comprenderán que lo que se llevan entre manos es urgente y de gran importancia. Es, pues, una forma más de anuncio.

Ya hemos dicho que la misión no es bélica, sino de paz. Para comunicar la paz hay llevarla dentro de sí. No se trata sólo de un saludo más o menos protocolario, sino de una forma de presentarse. La paz que se da y se transmite es la paz que encontramos en el Señor, la paz que él nos deja, la que él no da, como rezamos antes de la comunión. Así pues, para poder dar esta paz tenemos que examinarnos continuamente, ver hasta qué punto estamos interiormente pacificados, de modo que podemos convertirnos en agentes de la paz de Cristo. Es una paz que procede del perdón recibido, de la salvación experimentada, del trato cotidiano con el Señor. Es, por fin, una paz que sana, que no cesa de hacer el bien. De ahí la recomendación de curar a los enfermos.

imagesSólo al final se da una breve indicación del mensaje: “está cerca de vosotros el reino de Dios”. Pero ese mensaje es la persona misma de Cristo que está ya cerca. En Él se cumplen las antiguas profecías y promesas. Podemos entender la misión de los discípulos y la nuestra a la luz de la bella utopía de paz, consuelo y alegría soñada por Isaías. En Jesús esa utopía deja de ser un sueño, se convierte en una utopía en acción. Por la misión de los discípulos, por la presencia de Cristo, se abren realmente en nuestro mundo espacios de reino de Dios, relaciones nuevas, modos nuevos de solucionar los conflictos, de responder a las necesidades de los que sufren.

Pero no debemos dejarnos llevar por el color rosa que tienen las utopías. Recordemos que hemos sido enviados en medio de lobos. Aquí tenemos que volvernos al mensaje de Pablo: la misión de Cristo y la nuestra no es una incursión victoriosa, sino una entrega que implica renuncias, hasta la de la propia vida. Así pues, la paz de la que hablamos y la que tenemos que dar procede de la Cruz de nuestro señor Jesucristo: “la paz y la misericordia de Dios vengan sobre todos los que se ajustan a esta norma”.

Pablo afirma llevar en su cuerpo las marcas de Jesús. ¿Qué significa esto? Se ha especulado sobre la posibilidad de que llevara en manos, pies y costado los estigmas de la pasión. En realidad no lo sabemos, ni tampoco importa tanto. Lo importante es que, al hacer propia la Cruz de Cristo (que es lo mismo que unirse a Él) sus “marcas” no pueden no reflejarse en nosotros, precisamente en un estilo de vida marcado por el Evangelio.

El que está marcado por el Evanelio de Cristo, ese ha vencido y sometido en sí mismo al diablo, no se deja impresionar por la magnitud del mal en el mundo, porque ha experimentado en su propia persona que existe un poder mayor, que ha vencido al mal en todas sus formas, y ese mal aparentemente tan poderoso se ha precipitado por la fuerza de Aquel que quiere inscribir todos nuestros nombres en el libro de la vida, en el lugar en el que habita Dios.

Etiquetas:

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: